TESTIMONIOS

 

 

Jeremy Harbour (Empresario, Consejero Comercial y Autor)

 
‘Cuando eres joven y realmente no encajas en la escuela, se puede elegir uno de varios caminos. Yo personalmente tuve mucha suerte de que mis padres fueron mi gran apoyo y de que mis primeros esfuerzos en el mundo empresarial me llevaron por un buen camino, pero reconozco que puede ser fácil de diferentes maneras. Hay una generación perdida de hombres y mujeres jóvenes que simplemente no encajan con las normas que impone la sociedad, y por lo tanto no tienen muchas puertas abiertas. Cuando yo vivía en el Reino Unido me ofrecí como voluntario para trabajar en la fundación de los Príncipes con el objetivo de ayudar “jóvenes desamparados”, los cuales tenían mucha energía y entusiasmo, pero cuando se canalizaba en la dirección equivocada podía causar enormes problemas sociales. Con el estímulo y enfoque apropiado pueden ser la columna vertebral de una economía en crecimiento y una sociedad más justa en la que a todos nos gustaría vivir. Cuando me encontré con la pasión y la vocación que Suzie Black transmitía con Shambhala, no dudé en ofrecerme voluntario. Cualquier iniciativa que se lleve a cabo para mejorar el conjunto de la comunidad en la isla, debería ser abrazada de todo corazón’.

 

O.D. (21 años)

 
“Antes de unirse a la Fundación, mi vida era un poco caótica. Mi padre estaba en prisión, mi familia estaba pasando por una situación financiera difícil y estaba en las calles cada día sin hacer nada útil. Me recomendaron la Fundación a través de mi amigo Maikol. Nunca pensé que tendría la oportunidad de hacer mi sueño realidad y estudiar nutrición deportiva. Ahora estoy trabajando duro para terminar mis calificaciones de ESO así poder empezar un curso en nutrición como uno de los otros jóvenes en el programa que ya ha obtenido el graduado. Creo que la Fundación es una gran oportunidad para salir adelante con una buena ayuda y conseguir muchas metas en su vida”.

 

Madre de uno de nuestros jóvenes

 
“Como madre de uno de los chicos que recibe ayuda de la Fundación de Shambhala estoy enormemente agradecida a su fundadora y equipo. Sólo un año y ya el cambio que veo en mi hijo, es magnífico. Con un gran sentido de responsabilidad y dedicación, es notable el buen trabajo de esta institución. Me llena de tranquilidad saber que mi hijo puede obtener la oportunidad de labrar un buen futuro”.

 

E.M. (22 años)

 
“Tengo 22 años al entrar en la fundación. Mi situación en casa es que vivo con mi madre, y uno de mis tíos hace poco ha vuelto a vivir con nosotras ya que en su empresa han hecho un ERE y los han mandado a la calle. Mi madre trabaja de limpiadora en una clínica. Gracias a la fundación puedo seguir estudiando y hacer ejercicio, ya que mi madre no ha podido pagarme los estudios y mucho menos la cuota del gimnasio. En un futuro me gustaría terminar mi ESO y haber podido estudiar estética o algo relacionado con el ámbito social. Y se que con la ayuda que nos ofrece la fundación, podré conseguirlo”.

 

C.D. (21años)

 
“En mi caso deje el instituto a los 15 años y ahora tengo 21. Me fui de casa de mi madre a los 16, y me he criado en 8 ciudades distintas. En mi vida ha habido muchos cambios. También estuve en el mundo de las drogas. Ahora vivo sola en Mallorca, ya que mi familia está repartida por la península, pero no me pueden mantener así que me busco la vida desde hace años. Ahora estoy en un momento tranquilo de mi vida, llevo 3 años en Mallorca. Quiero terminar mis estudios y hacer un grado medio de FP. Gracias a Shambhala puedo tener un apoyo para los estudios, tengo la oportunidad de entrenar en un gimnasio y colaborar con servicios comunitarios en un comedor social. Me alegro de que haya una fundación así, que se preocupe por los jóvenes como nosotros y que quieran ayudarnos en conseguir un futuro mejor. Espero y creo que esta experiencia me ayudará a crecer y enriquecerme como persona”.

 

M.A. (21años)

 
“Para mi Shambhala es una buena oportunidad para muchos jóvenes como yo, y así poder aspirar a algo mejor en la vida. Con esfuerzo y sacrificio podremos crecer en nuestra formación y, a la vez, como personas. Gracias a vuestra ayuda en un futuro podremos tener una buena formación y un empleo. También daros las gracias por la oportunidad que nos dais de poder tener unos estudios y una preparación física. Espero que Shambhala siga creciendo para que mucha más gente pueda llegar a tener mejor vida. ¡Gracias!”.

 

Yeira (21 años)

 
Hola Suzie,
Ha sido un placer pertenecer a tu organización por un corto tiempo, muchas gracias por la oportunidad que un día me brindaron pero hoy ya a dos días de marcharme escribo esta carta de agradecimiento por el echo de ayudarme con lo del bus, por descargar tanta energía que tenia acumulada de todo lo que estaba pasando ese momento y por enseñarme que el altruismo hoy en día sigue existiendo. Hoy me encuentro a las puertas de empezar a luchar por una nueva oportunidad que la vida me ha brindado y voy con mucha ilusión al nuevo camino que se me ha puesto delante de mí.Gracias por aparecer en mi vida y dejar cosas buenas, cosas que un día podré enseñar y decir que hice con vosotros.

ATT: Espero tener noticias vuestras en algún momento, cuidaros muchos y seguid creciendo.

 

A.R. (21 años)

 
“Shambhala es una fundación que busca, mediante los buenos hábitos del deporte y los estudios, mejorar tu vida y, por tanto, ayudarte. Se podría decir, que con el poco tiempo que llevo aquí, he aprendido mucho, tanto física como mentalmente, ya que ellos tienen mucho en cuenta el deporte y lo reflejan en muchos aspectos. He aprendido a controlarme y, sobretodo, a saber estar, entender y pensar. He mejorado mucho mi inglés y los profesores me apoyan mucho. Como ya he dicho, Shambhala se refleja en el deporte, los estudios, y el sacrificio y yo, personalmente, he tenido la suerte de que me puedan ayudar, porque es una excelente forma de poder hallar un camino para un buen futuro. Shambhala es una oportunidad que te da la vida para poder intentar hacer lo que más te gusta y poder obtener tus objetivos con esfuerzo y compromiso. Personalmente, no puedo estar más agradecido con el trabajo que están haciendo conmigo y los demás, y todas las ayudas que recibimos. La verdad es que es una nueva oportunidad de alcanzar mis metas y, ¿por qué no intentarlo una vez más?”.

 

C.L. (22 años)

 
“Cuando conocí Shambhala yo estaba desorientada, no tenía muy claro que hacer ni que estudiar y estaba muy desmotivada. Un día, hablando con un hombre, me habló de la fundación así que, me puse en contacto con ellos y así entré a formar parte de esta gran familia. Conocí mucha gente nueva, algunos se han ido, otros seguimos, y hay caras nuevas, lo cual es genial. En estos momentos, Shambhala me ayuda con el bachillerato ya que es lo que necesito para acceder a la universidad y estudiar ADE. Estoy en el primero de los dos años. Y me queda un largo camino, pero gracias a ellos, estoy muy motivada a conseguirlo. Además estoy en uno de mis mejores momentos, ya que acabo de ser mamá lo cual es genial, aunque si soy sincera, es duro y aun me quedan momentos difíciles porque compaginar todo no es fácil, pero yo sé que puedo y Shambhala me ha facilitado lo máximo posible todo el proceso de adaptación y eso lo agradezco de corazón. Con esto quiero decir que ellos te van a apoyar siempre y que, con ellos puedes contar sea cual sea la situación que tengas. En un futuro me gustaría seguir siendo parte de esta familia para ayudar, a jóvenes que se encuentren en mi situación, a prosperar y poder darles consejos (si los quieren). Ya que Shambhala no es solo estudiar, sino también una familia con la que pasártelo bien, aprender valores y tener hermanos (no de sangre, pero los puedes llegar a sentir así). Todos son INCREIBLES, les quiero y siempre tendrán un hueco en mi corazón”.

 

B.P. (24 años)

 
“Yo he conocido la fundación por un compañero, donde me he integrado poco a poco, aprendiendo y poniendo todo mi empeño, tiempo y dedicación por venir a aprender, porque yo quiero aprender muchas cosas, tanto en la teoría como en la práctica (las clases del gym). Me encanta desde que estoy aquí, porque me siento más activa, más responsable con mis obligaciones y eso en el futuro me ayuda mucho. Espero pronto poder comenzar a formarme con los estudios y poder hacer lo que me gusta. Para un futuro, después de culminar con la fundación, me sentiré muy agradecida por todo lo que hacen por todos nosotros, por poder ayudarnos. Seguro que me iré súper contenta, y me gustaría ser parte de ellos en un futuro para ayudar a otros jóvenes”.

 

J.R. (25 años)

 
“La verdad, desde un principio me di cuenta, que son esas oportunidades que pasan una vez en la vida, y formar parte de un proyecto tan grande te hace ver que todavía ay gente con buen corazón. Tanto el ambiente, como la misma ambición de los compañeros y el trato hacia nosotros de todos los integrantes, desde los entrenos hasta las clases, y todos los que forman Shambhala, es una combinación de motivación y superación, es un apoyo mutuo que muchos jóvenes les hace falta, y de antemano, estoy muy agradecido por todo, de estas personas que creen en nosotros.
Todo lo que estoy aprendiendo, el hecho de poder entrenar y que te ayuden a estudiar algo para tu futuro, es increíble. Gracias a Shambhala, me di cuenta que nunca es tarde para retomar los estudios, mejorar mi salud y tener más claras mis metas. En definitiva, cuando mi hija crezca me encantaría que formara parte de esta gran fundación y que siga creciendo de la manera que lo hace. Muchas gracias, son de las cosas que nunca se olvidan”.

 

I.E. (21 años)

 
“Hola, yo soy uno de los nuevos “Shambhala Warriors” y os voy a contar como está siendo i experiencia en Shambhala. Conocí la fundación gracias a mi mejor amiga, que empezó hace unos meses con Shambhala y me lo recomendó, pues se encontraba muy a gusto y quería compartir esta gran oportunidad. Me habló sobre el compromiso y su recompensa, y sobre todo de la gran familia que es Shambhala; también me presentó a compañeros de la fundación y me habló de las actividades que realizaban y como el equipo de Shambhala nos podía ayudar.
Me pareció increíble la cantidad de esfuerzo que lleva hacer funcionar día a día la fundación, sólo para darnos a los jóvenes un futuro mejor, unos estudios adecuados y unos hábitos saludables. Además llevan varios proyectos solidarios en los cuales colaboramos cuando es necesario, para recaudar fondos y ayudar a otros mediante labores sociales.
Podría decirse que los valores de la fundación y su forma de cumplirlos, es lo que me conquistó, y ya me he vuelto parte de la familia, además de que disfruto siempre con las actividades que realizamos”.

 

Mensajes de los jóvenes

 

sin-titulo


 

Powered by Dragonballsuper Youtube Download animeshow